El Blog

Calendario

<<   Marzo 2017    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

GITO MINORE

DE TUS BLANCAS MANOS SENTÍ EL CALOR - Publicado en POEMAS EN AÑIL Nº 100 -

Por Viviana Álvarez - 17 de Febrero, 2007, 9:51, Categoría: GITO MINORE

PLENILUNIO

 

 

 

DE TUS BLANCAS MANOS SENTÍ EL CALOR

 

 

 

Se eriza la piel,

la sangre se alborota

y expresa su júbilo en los grumos

de la carne de gallina.

Entonces

abren los poros

sus pétalos humanos,

cediendo paso privilegiado

a la tímida luz lunar

que peregrinó desde el cielo,

atravesando mi ventana,

para depositarse en mis huesos.

El cuerpo todo entero

es un torbellino,

una espiral que se mueve

por dentro,

una revolución interior,

un cataclismo de luz

desmoronando la rigidez

del esqueleto.

Las solas yemas de tus dedos

perciben la conmoción

y una sonrisa decora tu rostro,

asintiendo satisfecha.

Bajo las caricias de tus blancas manos

mi cuerpo iluminado

se diluyó en el cielo.

Tu embrujo culminó el rito

desheredándome de mis imperfecciones,

deshabitando mi humanidad.

 

 

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

EN TUS ALTURAS

Por Viviana Álvarez - 6 de Octubre, 2006, 23:12, Categoría: GITO MINORE

EN TUS ALTURAS

 

Desesperadas,

las manos intentan

arañar el cielo,

mientras se arremolina

el cabello en las turbulencias

de tus vientos suaves.

Intentar estar parado

es un simulacro de caída constante,

volviéndose en tu desequilibrio

una tendenciosa necesidad.

Es cierto,

tan cerca tuyo

se cae en la dulce mentira

de sentirse hijo del sol,

pariente cercano de las estrellas.

La voz desnuda,

es un eco que gravita

hasta donde los ojos

 no alcanzan,

por eso

con una sola palabra

basta

para estar más que acompañado.

Entonces

lo indispensable es dejarse estar,

abrir las puertas

para que el coro de tus silencios

inunde los recintos de mi alma.

Actuar,

acorde a esta naturaleza extraordinaria

a la que sólo por amor

me haces partícipe,

es simplemente

deshabitarme,

dejar mi tierra en la tierra,

volverme parte de tu aire.

Entonces recorrerte,

descubrirte,

develarte,

revelarte,

morando en tus alturas

hace que alguna vez

haber respirado

haya tenido

todo el sentido.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 90 DEL 26/09/2006

 

 

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

SECAR AL SOL

Por Niniane - 17 de Septiembre, 2006, 13:47, Categoría: GITO MINORE

 

Pensándolo bien,

hubiese preferido

que me rebanes en fetas,

los huesos, los brazos, las alas,

antes que haber

padecido la desventura

de tu rancio tango

emponzoñándome

los oídos del alma.

Te hubiese preferido

colérica, violenta,

con ansias de vísceras,

sedienta de sangre,

más que con vocación de silencio,

de pena quejumbrosa

de violín violado por el tiempo.

Me hubieses concedido

la gracia de poder soportarte

como un mártir,

aguantando heroicamente

los embates de tu furia,

sádica, insumisa.

Así,

tu oficio de verdugo

devino en sacerdocio.

Fueron tus palabras mudas

y tus gemidos entrecortados

los que me condujeron

por los senderos de la locura

y a la ridiculez

de ser yo mismo

quien tuviera que atormentar

mi cuerpo irredento,

sacudiéndolo ciego contra la pared

de este suplicio.

No me cabe ninguna duda

hubiese preferido,

desesperanza opresora,

que me rebanes en fetas

y me cuelgues

a secar al sol.

 

 

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 89 DEL 12/09/2006

Permalink :: 24 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

INAUGURACIÓN

Por Niniane - 10 de Septiembre, 2006, 16:06, Categoría: GITO MINORE

 

Llegó a pie,

trayendo consigo

un pequeño bolso de mano

cargado con unas pocas palabras.

Ella sabía

que, para atormentar,

no era necesario

de la intervención

de muchas artimañas.

Cerró la puerta

a su paso,

acomodó lastres o cuatro pavadas

que daban vueltas

obstaculizando los pasillos

oscuros de mi alma,

recién alquilada.

Y, sin siquiera

calzarse el uniforme,

subió la persiana

y comenzó a despachar

penas al por mayor,

a todo cuanto pasaba.

Trabajó duro.

Solamente se tomó

un respiro

a la hora de la siesta

para contemplar

como el tiempo

se huracanaba volviéndose gris,

el día que la angustia

inauguró una sucursal en mí.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006

Permalink :: Comentar | Referencias (0)