El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

DE MADRUGADA - POEMAS EN AÑIL Nº 104 -

Por Viviana Álvarez - 15 de Abril, 2007, 16:28, Categoría: CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

Del libro SIEMPRE EN VUELO

 

DE MADRUGADA

 

 

 

                             De madrugada escribo. Voy al sueño

                             del trigo por el aire despoblado.

                             No hay en mis venas techo ni alumbrado.

                             Sólo veo los ojos de un empeño

 

                             que paso a paso se transforma en leño

                             para un día cualquiera ser quemado.

                             Se agitan los recuerdos. El honrado

                             silencio es todo corazón sin dueño.

 

                             ¿Dónde estarán mis cítaras? ¿Y aquellos

                             cantos que fueron sumamente bellos?

                             Los siento respirar en mi aposento

                            

                             íntimo, como un mundo frío, arcano,

                             que cada día late más lejano.

                             Mientras viva tendrán siempre mi aliento.

 

 

 

Permalink :: 11 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

HOY, ASÍ SOY YO - Publicado en POEMAS EN AÑIL Nº 100 -

Por Viviana Álvarez - 16 de Febrero, 2007, 18:45, Categoría: CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

                                 Del libro inédito AUTOBIOGRAFÍA EN 7x7 SONETOS

 

 

 

 

                   Juego con las palabras. Y mi mente

                   brumosa es hoy un río sin campanas.

                   ¿Dónde está aquel jardín que tú engalanas?

                   ¿Por qué la mar me baila indiferente?

 

                   ¿Cuándo me extasiaré con la naciente

                   luz que me abraza todas las mañanas?

                   ¿Beberé cielo azul de tus fontanas...,

                   o aquellos lodos de cristal hiriente?

 

                   Tal vez golpeen mil veces mi alma

                   los toros alocados de la vida,

                   pero ni así enmudecerán mi voz.

 

                   Hoy..., sólo soy un ser de un mar sin calma,

                   cautivo de la noche sumergida

                   bajo un mundo de código feroz.

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

CAPRICHOS DE HUMO - POEMAS EN AÑIL Nº 98 -

Por Viviana Álvarez - 25 de Enero, 2007, 20:09, Categoría: CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

CAPRICHOS DE HUMO

                                

 

                                  Vi cómo disfrutaba el Minotauro

                                  en los brazos del astro que aviva las hogueras

                                  de las ofrendas agrias, cosechadas

                                  por hombres que olvidaron los racimos

                                  dorados de las violas que sanan a las aves.

                                  Después, en Naxos, centro de la esencia

                                  victoriosa, acamparon los ejércitos

                                  del desconcierto inagotable sobre

                                  cráteres enterrados en cenizas.

                                  De la misma manera que dejaron morir

                                  a los puentes de Naxos y de Delos,

                                  arrojaron, aún vivos, en tumbas

                                  ácidas, a los signos de los ríos que riegan,

                                  con valor razonado, los pulsos de la vida.

                                  Allí llegó Teseo, con sus frutos maduros,

                                  para sembrar los besos de la música

                                  que recuerdan la luz en los labios amados.

                                  Mientras, se alzó la voz enérgica de Ariadna,

                                  instando a los poetas, constructores de puentes

                                  férreos, a no cesar en su lucha de siglos

                                  contra las escombreras que olfatean el cuerpo

                                  de la noche en tinieblas mucho antes de imponer

                                  sus caprichos de humo al agua transparente.

 

 

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

UN DESEO SALVAJE - POEMAS EN AÑIL Nº 95 DEL 04/12/2006 -

Por Viviana Álvarez - 10 de Diciembre, 2006, 11:10, Categoría: CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

Del Libro AMANTES

 

 

 

             Un deseo salvaje se extiende por mi sangre,

                             accionando con ímpetu

                             los instintos de amante cultivador de soles

                             constantemente abiertos

                             tanto al mundo dichosamente sano

                             como al de lo podrido.

                             Al succionar mi boca

                             la miel de tus pezones,

                             siento cómo el placer que, con furia, me abrasa

                             se adueña de mis ingles

                             para satisfacer

                             la pasión de tu cuerpo

                             ávido por sentir en su cáliz el chorro

                             de trigales que brota de mi manantial íntimo.

                             Hasta el lecho que acoge nuestros fuegos

                             se estremece al volver a vivir cada

                             día instantes de gozo

                             felizmente habitados por el cielo

                             trascendental y puro del amor.

 

Permalink :: 19 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

UNA ROSA CÁLIDA

Por Viviana Álvarez - 18 de Octubre, 2006, 0:08, Categoría: CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

UNA ROSA CÁLIDA

 

 

 

                                                 No temas a quien finge o destruye,

                                                 ni al gusano que levanta murallas o construye fosos.

                                                 Mira a los ojos de las flores

                                                 y enciende en los corazones la luz

                                                 de la vida. Esa luz que te abandonó un día

                                                 plagado de catástrofes y de fantasmas,

                                                 pero que aún se halla enraizada vigorosamente,

                                                 aunque tú no lo creas,

                                                 en la esperanza de tus pasos,

                                                 de tus lágrimas, de tus cielos sin apoyo. Yo sé

                                                 que hoy los miedos y el desasosiego

                                                 reinan en tu laberinto de nieve, refugio de aves

                                                 sin alas, mudas, que yacen encadenadas

                                                 a la inmovilidad de sus tinieblas.

                                                 No esperes a que nazca el nuevo

                                                 día. Levántate ahora mismo y sal de la noche

                                                 que sólo espectros crea y tumbas abre con su risa

                                                 cruel. Yo sé que tus ojos no ven y tu sangre

                                                 dibuja mundos sin palabras ni caminos

                                                 con la ansiedad que fluye a borbotones de sus horas

                                                 heladas. Pero también sé que, si tú lo deseas,

                                                 puedes despojarte de tu mortaja y penetrar

                                                 valientemente en el sol de la alegría,

                                                 donde una rosa cálida te aguarda

                                                 desde mucho antes de tu naufragio en el océano

                                                 de las aguas que nunca conocerán

                                                 la luminosidad del beso siempre soberano.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 91 DEL 09/10/2006

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

XX LA ALHAMBRA

Por Viviana Álvarez - 6 de Octubre, 2006, 23:54, Categoría: CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

XX

LA ALHAMBRA

 

 

Sobre la Alambra … escribir

una décima no puedo

porque, en verdad, me da miedo

de no saberla esculpir.

Sólo les haré sentir

el gozo siempre sereno

y de aromas de albas lleno,

que sembró y cultiva en mi

desde que mi ser le di

con el amor de hombre bueno.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 90 DEL 26/09/2006

 

 

Permalink :: 26 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

XVII UN MENSAJE DE ORO

Por Niniane - 17 de Septiembre, 2006, 13:33, Categoría: CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

 

 

Late un mensaje de oro

sobre este mundo bendito

por el vate Icaza escrito

y que yo aquí corroboro.

Como hombre padezco y lloro

al ver tanta pena alzada,

como mortífera espada

en manos del opresor,

albergando la mayor

aquel que es ciego en Granada.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 89 DEL 12/09/2006

 

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

XVII GLORIA CÓSMICA

Por Niniane - 3 de Septiembre, 2006, 18:39, Categoría: CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

XIII

 

GLORIA CÓSMICA

 

¡Qué sensación más gozosa

siente quien tiene la suerte

de llegar hasta ti y verte

tan linda como una rosa!

Gloria cósmica de diosa

que el cielo te proporciona

hasta tu misma corona,

para que aun la luz se asombre

de cómo alientas al hombre

que a tu vida se fusiona.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

UN SOLO CORAZÓN

Por Niniane - 24 de Junio, 2006, 11:50, Categoría: CARLOS BENÍTEZ VILLODRES

                                                 

                   Ni tú ni yo queremos que proliferen las cruces,

                   ni los inviernos de copiosos engaños,

                   ni las palabras sin palabras.

                   Tú y yo sólo deseamos ser un sólo corazón,

                   un único latido de bondad en medio

                   de esta tierra de todos.

                   Pon tu corazón en mi corazón

                   para que la alegría más soleada

                   inunde con su poderío vital, glorioso,

                   el camino y la sonrisa de las mujeres y de los hombres

                   de todo el mundo, de todos los tiempos.

 

                                             (Del libro “Desnudo”)

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 75 DEL 28/02/2006

Permalink :: 25 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)