El Blog

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

NUESTRA TIERRA

Por Viviana Álvarez - 12 de Agosto, 2007, 21:55, Categoría: DAVID ANTONIO SORBILLE

“Primero fueron los hombres quienes conquistaron la tierra americana, luego fue la tierra la que conquistó a los hombres”.

 José M. Heredia

 I La historia de la conquista de América, como todo hecho de fundamental importancia, aún promueve interpretaciones extremas, o algunas tendientes a identificarla con un mito. Pero, si bien es cierto que el mito surge de una narración referida al mundo de lo sobrenatural que se convierte en leyenda, la verdadera historia expresa el hecho incontrastable de que ingleses y franceses en el norte, y españoles y portugueses en el centro y sur del continente, avasallaron territorios en función de sus estrategias imperiales. Es así, como desde esta premisa esencial podemos afirmar que las riquezas naturales fue el objetivo central de la monarquía hispana, en su búsqueda de otras vías comerciales destinadas a desafiar los intereses económicos de los imperios de la época. En ese marco de referencia, el descubrimiento de América por Cristóbal Colón en 1492, concreta la expansión del Reino de Castilla sobre un continente transformado en botín de guerra. La expoliación de los recursos y el avasallamiento de las poblaciones indígenas, fue la razón de una ley suprema de contenido religioso y militar impuesta con la cruz y la espada. Luego, con el Tratado de Tordesillas en 1494, que trazó la línea de polo a polo y a 370 leguas al oeste de cabo Verde, tanto Portugal como España, sellan el dominio de su poder continental y obtienen la sumisión absoluta de la civilización precolombina. Así, las zonas habitadas por los aztecas y mayas en el centro de América, como los incas en la región andina de Perú y Bolivia, entre otras diversas poblaciones autóctonas, sufrieron invasiones impiadosas que no sólo desmoronaron su tradicional sistema social y político, sino que padecieron estoicamente epidemias y enfermedades devastadoras. En el camino de esa conquista implacable que antecedió a la futura simbiosis, quedaron enterrados la estirpe guerrera, el arte, la sabiduría y las motivaciones profundas que definieron la cultura de los pueblos oriundos que defendieron su patrimonio a costa de su propia sangre. Esas poblaciones amantes de los valores sagrados de la naturaleza, finalmente fueron condenadas en el tiempo, y como señalara el célebre antropólogo Bartomeu Meliá: "agonizaron cantando su muerte y cuyos cantos son la poesía de la lucidez y de la clarividencia, densa y brillante como un diamante".

II Con la caída del último soberano inca Túpac Amaru en 1578, la conquista española implantó las normas políticas y comerciales de la metrópoli a través de los virreinatos de Nueva España en 1535, y Perú en 1542. Sin embargo, la fuerza de la tierra indómita encontraría un nuevo cauce con la aparición de José Gabriel Condorcanqui, nacido el 24 de marzo de 1740 en el pueblo de Surimana, situado a 4.000 metros de la provincia o corregimiento de Tinta. Este célebre caudillo, adoptaría el nombre incaico de Túpac Amaru, a los efectos de desencadenar la rebelión de los pueblos conquistados por el imperio español. Su decisión de implantar un régimen político y cultural igualitario, inspirado en valores cristianos y espirituales autóctonos para todos los naturales de América, le permite organizar un gran ejército hacia el 4 de noviembre de 1780. El 18 de noviembre de ese año, derrota a las fuerzas españolas en Sangará, y con sus seguidores llega al Cuzco donde su inacción determina su derrota el 6 de abril de 1781. Posteriormente, Túpac Amaru será traicionado y sus perseguidores lo sentenciarán a morir por descuartizamiento el 18 de mayo de 1781. No obstante, su legado histórico continúa vigente a su martirio y el de sus familiares, pues su rebelión fue el jalón más importante en el camino hacia la independencia de Hispanoamérica. Pero, tuvieron que transcurrir varias decenas de años para que los movimientos libertarios de los mestizos y criollos habitantes de estas tierras, comenzaran a conmover aquella innegable realidad descripta por Fray Bartolomé de Las Casas, así como el rigor de los acontecimientos conformaron las primeras crónicas de Bernal Diaz del Castillo y Ruy Diaz de Guzmán, aunque la memoria y la nostalgia de aquella cultura vencida, quedaron plasmadas en las páginas inmortales de los “Comentarios Reales” del Inca Garcilaso de la Vega. Los estudios etnográficos realizados en vastas regiones de Indo América, nos han permitido rescatar de las sombras del pasado, la esencia de la cultura ancestral de los verdaderos dueños de la tierra, la importancia de sus mitos y leyendas, la trascendencia de sus artes y el equilibrio cósmico de sus creencias. Por eso, a pesar de la significación incontrastable del "etnocidio", según lo afirmara con notable claridad el recordado Augusto Roa Bastos, “en el marco global de nuestras sociedades”, debemos mantener viva la memoria de esos pueblos originarios porque es lo único que nos queda para enfrentar lo que fue planeado como inexorable. Nuestro continente ha sido objeto de antiguas y modernas invasiones, de luchas fratricidas y despojos inauditos, pero, con el sueño todavía pendiente de una liberación que hará posible que la tierra conquiste finalmente a los hombres.

III América Latina nació como una unidad en la imaginación de nuestros próceres, pero su causa es ante todo una causa social y un desafío en la tarea de derribar las barreras que pretenden mantenernos ajenos a la divulgación de nuestra cultura. El tema de la Lengua, la Identidad y los Medios de Comunicación, son factores imprescindibles para mantener la causa de los pueblos originarios, y estos dependen a su vez, de una política de Estado capaz de impulsar la vigencia de sus derechos. En ese contexto y reconociendo la necesaria vocación de aunar esfuerzos individuales para cumplir con esas premisas, surgió “Nuestro Continente”, un programa radial y ocasionalmente televisivo destinado a difundir en su más amplia acepción la temática cultural latinoamericana, con el ideal de profundizar digna y solidariamente el sentimiento de pertenencia y reivindicación de nuestra identidad continental.

A mediados del año 1980 se pone en marcha este proyecto, por iniciativa del periodista y locutor José Palomino Cortez, nacido en Cusco (Perú), naturalizado argentino además de “ciudadano latinoamericano” por antonomasia. Nuestro Continente se desarrolla a lo largo de 27 años de difusión a través de radios de su ciudad natal del Cusco de la República de Perú, continuando en Radio Universidad de la ciudad de La Plata, en LU6 Emisora Atlántica de la ciudad de Mar del Plata y en los últimos años en AM y FM de Radio Nacional de la República Argentina. En la actualidad, integran el programa radial su creador y conductor José Palomino Cortez, Lito Zer (productor artístico y conductor), Juan Palomino y José Narosky (columnistas especiales), David Antonio Sorbille (asesor literario), Maria Laura Fernández y Rocío Obrador (comunicaciones), todos ellos consubstanciados plenamente con los objetivos del proyecto.

La historia, la música, la literatura, el turismo, es decir, todas las disciplinas que representan la realidad nacional y latinoamericana tienen su expresión en el programa Nuestro Continente que cuenta con la fidelidad de una importante audiencia que enriquece con su participación, cada una de sus presentaciones semanales. Pero, es preciso afirmar, que la realización de este programa y de otros similares en la temática anunciada, es producto del impulso que Radio Nacional y FM La Folklórica, brindan a la causa permanente de los pueblos originarios. Es decir, que dependemos, salvo algunas excepciones, del interés de emisoras oficiales, por lo que ratifica la necesidad de expandir el uso público de los medios de comunicación para ser una opción real a los monopolios privados comprometidos con un sistema de valores que no repara en la importancia que tienen para una comunidad, las disciplinas que este honorable II Congreso de Las Lenguas está promoviendo y al que adherimos sinceramente.

David Antonio Sorbille

*** El programa radial Nuestro Continente, de vasta trayectoria al servicio de la difusión de la Cultura de la Patria Grande Latinoamericana, invita a escuchar los días jueves a las 01.00 horas en AM 870 Nacional, y comunicarse en directo con nuestra producción los sábados de 16 a 18 horas en FM 98.7 “La Folklórica”, Teléfonos: 4999-0987 y 4394-1003. José Palomino Cortez (creador y conductor) Lito Zer (conductor y productor artístico) Juan Palomino – José Narosky David A. Sorbille (asesor literario) nuestrocontinente@yahoo.com.ar nuestrocontinente@hotmail.com davidsorbille@yahoo.com.ar


Ver otros grupos de esta categoría.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)