El Blog

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

10 de Febrero, 2007

BARAJA DE POEMAS

Por Viviana Álvarez - 10 de Febrero, 2007, 12:43, Categoría: GACETILLAS

 

 

SAVIA NUTRICIA PARA REFLEXIONAR

 

 

BARAJA DE POEMAS

Leonora ACUÑA DE MARMOLEJO

Editorial Betania. Madrid, 2002. Págs. 152

 

 

Por Carlos Benítez Villodres

Málaga (España)

 

           

La vida y la psique de la insigne poeta Leonora Acuña de Marmolejo están repletas de vocación poética. Esta inspiración le fue donada en el mismo instante de su concepción. Inspiración o vocación que, con el transcurrir del tiempo, ella la nutre con su propio aliento o riqueza anímica. Por ello, puedo afirmar que la poética de Leonora avanza constantemente, desde su madurez personal y lírica. De lo expresado se deduce que la poesía de Leonora brota del manantial de su vida en armonía, tanto con su interior como con el mundo. Una vida fructuosa al máximo, gracias a la valía espiritual y natural de la poeta, acrecentada, día a día, por ella misma. Esta compleja evolución, en torno al  eje del purismo poético, va tejiendo un balance retrospectivo y presente que la poeta plasma desde su fecunda y firme identidad enraizada en su férrea coherencia interior.

 

Si partimos de ese punto vital que se halla en el corazón de lo más íntimo de Acuña de Marmolejo, se comprende entonces que la poeta no se limita sólo a ofrecernos sus creaciones poéticas, sino que va más allá, es decir, su anhelo es conectar con el lector para comunicarse con él, y que éste incorpore a su vida, desde los hondones de su ser, todo aquello que la poeta pone en la escena de su mente.  Sólo así la labor creativa de Leonor, por medio de su voz impregnada de esencias líricas de un virtuosismo total, conseguirá sus propósitos, aportando asimismo a la conciencia de la poeta y a la del lector, nuevas sensaciones de contenido, de fuerza, de realidad…, en definitiva, de esos recursos de la esperanza, sin protocolos, que satisfacen, que compensan, porque abren nuevas puertas y caminos y horizontes.

 

Octavio Paz siempre alentó y encomió y corroboró que “la poesía, según manifestaciones de Rimbaud, quiere cambiar la vida. No piensa embellecerla como piensan los estetas y los literatos, ni hacerla más justa o buena, como sueñan los moralistas. Mediante la palabra, mediante la expresión de su experiencia, procura hacer sagrado al mundo; con la palabra consagra la experiencia de los hombres y las relaciones entre el hombre y el mundo, entre el hombre y la mujer, entre el hombre y su propia conciencia. No pretende hermosear, santificar o idealizar lo que toca, sino volverlo sagrado. Por eso no es moral o inmoral; justa o injusta; falsa o verdadera, hermosa o fea. Es simplemente poesía de soledad o de comunión. Porque la poesía que es un testimonio del éxtasis, del amor dichoso, también lo es de la desesperación…”.

 

Como su nombre perfectamente indica, “Baraja de poemas” es un conjunto de poemas (70), una gama amplia de secuencias de una vida, que surge de lo más hondo del orbe interno de Leonora, creada, desde la sapiencia literaria, desde la luz que irradian vivencias y sentimientos, sensaciones y percepciones…, al latir ésta continuamente en los adentros de la poeta. Desde el primer al último poema se percibe una densidad emocional y una exploración constructiva y convincente, una alianza de la riqueza íntima de la poeta y la técnica poética y un sinnúmero de imágenes subyugantes, catalizadoras, y un sentido de belleza que implica una moral y una sensibilidad más que demostrada…, todo ello férreamente unido por el hilo conductor que recorre toda la obra: el amor en toda su universalidad, su entrega, su esperanza, su generosidad… Precisamente en el primer poema, a modo de exordio, y que da título a la obra podemos leer estos versos tan luminosos como geniales: “Mas recuerda, mi hermano, que la esencia, / -la sagrada, de extraña paradoja-, / sencilla y misteriosa al mismo tiempo, / la que al humano destino da sentido, / ¡se llama AMOR, y en tu baraja está!”. // (p. 20).

 

Acompañan, a esta constelación de poemas, 9 bellísimas ilustraciones de la propia autora y de Jacqueline Mary Iannone. José Bernardo Pacheco (Nando) es el ilustrador de la portada.

 

Acuña de Marmolejo usa para crear sus poemas un léxico sumamente rico, desnudo, transparente, logrando, con él, dejar en el alma del lector esas improntas que éste tanto necesita en medio de un mundo empapado de materialismo y, por ende, de indiferencia a todo aquello que puede beneficiarlo en su progreso sin pausas.

 

Comienza el libro con una serie de “Reconocimientos” que la autora ha creído oportuno y necesario sacarlos, desde su interior, a la luz.

 

En el siguiente apartado nos encontramos con una serie de comentarios que, sobre esta obra, han escrito eminentes literatos (Odón Betanzos-Palacios, director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Nominado al Premio Nobel de Literatura 2005; Mario Andino López, poeta , profesor y escritor; Francisco Henríquez, escritor y poeta, ex director de la “Gaceta Lírica, de Miami, director de “Carta Lírica”, también de Miami; René León, historiador, poeta, editor de “Pensamiento” y de “Círculo Poético”; Hortensia Munilla, poeta; Arminda Valdés-Ginebra, profesora emérita y poeta; Herminia D. Ibaceta, profesora, poeta y periodista; y Nando -José Bernardo Pacheco-, caricaturista, periodista y escritor.

 

“La poesía, dice el Dr. Betanzos-Palacios en su comento, que le nace (a Acuña de Marmolejo) resalta por la fuente que arrulla, el cristal de su vena, lo limpio en transparencia, lo abrazador del respirar de las palabras, la voz arcaica en dulzura todavía -y a Dios gracias- en su Colombia, el arrullo romántico de dama nacida para dejar su canto y decirse. Lo que escribe, voz en cadencia; lo que siente, arrullo en humanidad; lo que busca, paces entrelazadas; lo que ve, hermandad en eslabones. Todo esto que digo viene a ser, según lo veo, la radiografía de una poeta en aleteo y tensiones”.

 

Tras los comentarios, hay un “Introito” escrito por Luis Ángel Casas, poeta cubano y Académico de la Lengua Española. “En Baraja de poemas domina el azar, pero en el azar domina el amor. Es más: el amor es quien triunfa en el sueño de la vida y en la vida de ese sueño…”.

 

De los 70 poemas del libro, 63 son poliestróficos y el resto, monoestróficos. Encuadrados en los primeros, nos encontramos con 21 sonetos de perfecta ejecución con endecasílabos o alejandrinos. En los demás, 49, predominan  estas clases de versos reseñados sobre aquéllos con otra métrica (heptasílabos, octosílabos, eneasílabos, etc.) y sobre  los versos blancos, tanto sueltos como libres. Dichos versos blancos mantienen el ritmo en función de su metro o medida. En los poemas con este último tipo de verso, los hay con el mismo número silábico y con distintas métricas, imperando los pentasílabos, heptasílabos, octosílabos, eneasílabos y alejandrinos.

 

En cuanto a las figuras retóricas que utiliza Leonora para crear sus poemas, sobresalen las encuadradas en el plano léxico-semántico (perífrasis, antítesis, sinestesia, metáfora, etc.) Obviamente, aunque en menor número, también se encuentra el lector con recursos expresivos correspondientes al plano morfosintáctico (anáfora, elipsis, hipérbaton, etc.).

 

En definitiva, puedo afirmar que en la poética de Leonora Acuña de Marmolejo se dan “la tradición y la originalidad artísticas”, tal y como escribió el poeta y profesor Pedro Salinas al estudiar y analizar la obra de Jorge Manrique. Ello lo deduzco de cómo nuestra poeta crea y hace progresar “su” literatura, basándose en dos pilares fundamentales: el arte literario que la precedió (fuente objetiva) y la desemejanza y la superación de la labor literaria (fuente subjetiva).

 

“Baraja de poemas”  es una obra, además de original, de muy alto nivel literario, cuyos poemas hacen pensar en uno mismo, en los demás y en la verdadera realidad de este mundo de complejidad suma, tan manipulado como conformista.

 

Leonora  Acuña  de  Marmolejo  nació en el Valle del Cauca, Colombia, y desde 1966 reside en New York. Es periodista, poeta, escritora y pintora. Autora de los poemarios POEMAS EN MI RED,(Plaza & Janes, 1.992), con  prólogo  del escritor colombiano Gustavo Álvarez-Gardeazábal; BRINDIS POR UN POEMA, (Plaza & Janes, 1.995), prólogo del Dr. Odón Betanzos-Palacios, Director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española ; y BARAJA DE POEMAS, ( Betania, 2.002) con prólogo del Dr. Luis Ángel Casas, poeta cubano y Académico de la Lengua Española, como ya quedó reseñado.

 

Ha publicado sus poemas en numerosas Antologías de Estados Unidos, Latinoamérica y Europa. Es también autora de varios libros de cuentos; ensayo, y novela; algunos aún inéditos. Sus poemas, cuentos, críticas y ensayos le han merecido numerosos premios y reconocimientos, como los obtenidos por sus cuentos “El dolor del artista” (Colombia, 1.962); “Aquí los dejo entre los muertos” (Sociedad Cultural Santa Cecilia, Miami 1.997); “Papá Santiago” (Club Cultural de Miami “Atenea”, 2.003); y por sus poemas “Poem to winter” (National Library of Poetry, 1.995); “Soneto al amor” (Famous Poets Society, California,1996); “Molinero del azar”(Famous Poets Society, Hollywood, CA.) “El desdeñoso”(Academia Poética de Miami, Dr. Darío Espina Pérez”, 1.997); ”Inquietud” (Club Cultural de Miami “Atenea”, 1.998); “Ven” (Delegación Cultural del Ilustrísimo Ayuntamiento de Conil, Diputación de Cádiz, España, 2.001),  “El destino en una carta” (Club Cultural de Miami “Atenea” 2.003); “Historia de Amor” (Club Cultural de Miami “Atenea”, 2.004); “Balada del desengaño”, “Alas de libertad”, y “La escalera de los sueños” (Cuadratura del Círculo de Poetas Iberoamericanos,  Sta. Mónica CA 2.003-2.004); “El secreto”, “Mis espinas, mi dolor y yo”, y Sapiencia de jardinero”, (XIV Concurso Internacional de Poesía, Premio Antológico “Pedro Izquierdo- Tejido de la Cuadratura del Círculo Poético Iberoamericano, Sta Mónica, CA., 2.005). En este mismo año, también fue nombrada Miembro de Honor de dicho organismo literario. Revistas de España (“AZAHAR”) y de New York y otros Estados de la Unión Americana (“SINALEFA”), (“LATIN LONG ISLAND”) y (“TODOS”) publican sus poemas, reseñas, cuentos, críticas literarias y ensayos; lo mismo que páginas Web de New York, Miami, Europa, Argentina y Chile.

 

Acreditados organismos literarios, como la Asociación CALÍOPE que en Madrid dirige la connotada escritora y poetisa Eliana Onetti, frecuentemente publican sus poemas en sus bellísimas Antologías, cuyas carátulas también ilustran con los bellos cuadros de Leonora.

 

Leonora Acuña de Marmolejo pertenece al staff de varios periódicos y revistas de New York, como también de otros Estados de la Unión Americana. Reside en Long Island. N.Y. desde 1970.

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)