El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

CUESTIÓN DE OLORES

Por Niniane - 17 de Septiembre, 2006, 13:31, Categoría: PEPE SANCHEZ

El problema es el olor y sus cuchillos.

 

Puedes partir el limón de la tarde

 

en dos sueños iguales, casi prójimos,

 

que a los otros siempre les tocará más amargor,

 

más cicatrices,

 

y un confín para rumiar las pérdidas.

 

 

 

Porque tu camisa no huele a domingo planchado

 

te confunden con un turista del cuarto mundo.

 

No saben que tu cama de malhechor condecorado

 

huele a fresas recién exprimidas,

 

al último quejido del suicida;

 

ni que esa muchacha, la del relámpago en los ojos,

 

ha parido un arco iris bajo tu almohada,

 

una estrella gemela de los amaneceres.

 

 

 

El olor de los presidentes abre puertas

 

y cierra fronteras,

 

futuros, aleros íntimos,

 

como naipe marcado en los labios de un mendigo.

 

La toga de algunos jueces

 

tiene el olor de espadas partidas

 

olvidadas en el alma de los guerreros,

 

cuando el campo de batalla son un par de camisas

 

y dos corazones que necesitan respirar, solo respirar.

 

Y no tienes sangre de vigía ni su lenguaje de humo,

 

ni un pedazo de muro en cada boca del día,

 

para mirar si diciembre viene del lado de la luz

 

o quiere tomar la ciudad de tu pecho, incendiar sus colibríes,

 

tocando el arpa del dolor.

 

Hay un pacto entre la ballesta y la flecha:

 

quien rompa a tiempo suyo la tensión

 

hará diana en las uñas de la noche.

 

 

 

El problema es la sobrevida personal

 

y su olor de vikingo desarmado.

 

A veces, en el paralelo de la suerte,

 

con la luna y cinco pesos puedes desnudar a una mujer,

 

comprar máscaras, asientos de palco, entradas

 

para el club de los vendedores de almas.

 

Cuál pañuelo para tantos olores mortales.

 

Qué bandera izar en el mástil de la tristeza.

 

 

 

En pie de guerra tu paisaje interior

 

de ternuras y azules confidentes,

 

toda la vendimia y el clamor de lo perdido.

 

Y solo te va quedando en las manos de la espera

 

cierto olor a novia de adolescencia,

 

o tal vez,

 

si lo piensas irónicamente,

 

como olían los dedos infieles de tus 20 años.

 

 

 

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 89 DEL 12/09/2006

Permalink :: Comentar | Referencias (0)