El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Agosto del 2006

LA ARCILLA ENCIERRA EL PODER DE MIL SOLES...

Por Niniane - 31 de Agosto, 2006, 11:45, Categoría: ALDO REGINATO

la arcilla encierra el poder de mil soles.

nada escapa   sin dolor de nuestro mágico carrusel

la bruja querrá ser sapo

el sapo no podrá ser bruja

más el cielo  me dijo que perdonará todos los intentos

tengo aquí las tablas que lo enuncian

declaran templario

ungen dones

graban en la piel

esculpen en el alma la clave de cada misterio

la rueda sólo se detiene

con 2 llaves

avanza sólo con la pertenencia

gime sólo con la ausencia.................

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006

 

 

Permalink :: 22 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

EL TIMBRE

Por Niniane - 31 de Agosto, 2006, 11:44, Categoría: JULIA DEL PRADO

     Es motivo de juego,

     suena ligero, rápido

     -prendido en el tiempo-

     en la mano de un niño

     que en rauda carrera

      pasa por una puerta,

      de un vecino cualquiera.

 

El timbre entonces ríe

                           -cómplice-

en este juego de niños.

 

Es motivo de angustia,

     suena fuerte, sonoro

     -prendido en el tiempo-

      en la mano de una abuela

      que pide ayuda en socorro

      al pasar por la puerta.

 

Con el compás de los años

el timbre, el timbre

busca como su dueño

la paz compartida

en una casa donde

todavía quede el aire

en atisado fuego.

 

 

 

 

El timbre, el timbre

    comparte la historia

    de cada hogar, en familia.

 

   Suena  no siempre igual,

                       Diferente,

Ish-ish, sordo,

            Quedado (a veces)

Din-don, don-din,

                Alegre (a veces)

 

El timbre es música

    Cuando se introduce

    -sutilmente-

     en una cena, en familia.

 

El timbre asusta

     Cuando el hombre duerme

      la siesta, en suave profundo;

      o en el sueño de una noche

      casi eterno (a veces)

 

El timbre vibra

             ¡Cómo vibra!

En dulzura, en fiesta,

Cuando nos trae una buena nueva.

 

El timbre danza

                ¡Y cómo!

en suave murmullo.

 

 

 

Se sabe poner triste

como las noches en pena,

en su sonar, en silencio.

 

Y es que triste, triste

el timbre suena largo,

cuando el hombre está en duelo,

cuando la angustia lo embarga.

 

EL timbre habla,

-dice mucho-

a través de su música

en solidario afecto

al hombre, en silencio.

 

Y así sabio, en sabiduría

-de años aprendida-

trae al hogar en familia

               una historia

de sabor a cuento.

  

El timbre...

De sonar en silencio,

De solidario afecto.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

 

 

Permalink :: 35 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

COMO ROSAS EN INVIERNO

Por Niniane - 31 de Agosto, 2006, 11:42, Categoría: ALEJANDRO DREWES


I.

Sentirte como al filo
de blancos cuchillos
contra el bosque ya oscuro
y de otros deseos libre

Alta luna tan lejana
sombra sin prisa
suspensa en las cuerdas
tensas de otros mundos

Otro reflejo veloz
de cuerpos en el agua
como errantes barcas
en la noche otra y eterna


II

Negro vino derramado,
y estas parcas estrellas
como un último pulso
de luz en la tiniebla

Preso en la negra red
de palabras que no salvan
cautivo de fantasmas
o de voces tan ajenas

Ya es tiempo de partir
-vete ya y lleva contigo
a tus muertos y ausentes
tu pobre pan y rosas de invierno-

scordato strumento,
cuore.
Eugenio Montale: Corno inglese

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006


 


 

 

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

RECUERDOS QUE NO RECUERDAN...

Por Niniane - 31 de Agosto, 2006, 11:41, Categoría: DANIELA DÍAZ MOLINA

Recuerdos que no recuerdan,

pedazos de memoria

encerrados en la cabeza

de quien piensa esas cosas,

esas… que pasaron

y no son más, que fueron

y ya no serán,

que estuvieron, y quién sabe

si estarán…

si volverán…

Pero quizás,

condenan…

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006

Permalink :: 19 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

APASIÓNAME

Por Niniane - 31 de Agosto, 2006, 11:38, Categoría: MARCELO ROMANO

 


Apasióname ...déjame descubrir en ti ,
esa persona que enciende voraz hoguera de pasión...
déjame descubrir el velo que ciega tus ojos ...
esos que me apasionan, subyugan ,
me atrapan en laberintos de fuego ...
quiero apasionarme de ti...
sentir en beso enamorado
el embrujo de de un amor desesperado,
enamórame y por siglos ser tu amante...
Apasióname con tu perfume canela y almizcle
fundiéndome en ti...
tan solo con tu aliento...
brisa que me atrapa,
deseo que no me dejes marchar...
¡Apasióname...!

*********************

 

 

 

 

en Portugues...

 

APAIXONEIME

 

Apaixoneime...deixeme descobrir em você,
essa pessoa que acende voraz fogueira de paixão...

 

deixeme descobrir o vèu que cega seus olhos...
esses que me apaixonam, subjugam,
me atrapam em labirintos de fogo...

 

quero apaixonarme de você...
sentir em beijo enamorado o enlêvo
de um amor desesperado,
enamoreme e por sèculos ser seu amante...

 

Apaixoneime com seu perfume canela e almìscar
fundindome em você...tão sò com seu alento...briza
que me atrapa e desejo
que não me deixe ir...

 

Apaixoneime!..

 


PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006

Permalink :: 38 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

BAJO LOS PUENTES DEL CORAZÓN

Por Niniane - 31 de Agosto, 2006, 11:37, Categoría: PEPE SANCHEZ

Porque te extraño, talismán de mi huerto,

 

el invierno no se atreve a romper los hilos de Ariadna

 

que tendí, de mi ventana al mar hundido de tus ojos,

 

como puente preferido por los suicidas;

 

hilos de recuerdo, náufragos en la distancia,

 

que la nostalgia, con su pico irresponsable,

 

quisiera cortar en pedazos de humedecido cristal

 

para que la tarde caiga en su no ser sin fondo.

 

Mi corazón es un huerto desolado por el tiempo

 

donde sembraste racimos de esperanza,

 

que después el otoño distante de tu voz

 

puso a marchitar sobre mi mesa de pobre servidumbre.

 

El mar, que era mi mejor amigo,

 

ahora es un ágil proveedor de sal y tristeza,

 

entre mis manos y tu cielo de palomas grises.

 

Cuando grito tu nombre en los vacíos muros de mi sombra

 

los centinelas de la ciudad abandonan sus puestos         

 

para perseguirte por mis venas abiertas.

 

Los mendigos te acusan de robarles la luz.

 

Los astros de la sed son perros sin compañía,

 

vagabundos en la soledad sin respuesta.

 

Ya no hay lluvia que cante, como peces de miedo,

 

en el aljibe sin retoño de los días;

 

mis pasos abandonaron la plaza de sobrevivir

 

para desandar las viejas calles sin final

 

que conducen a esquinas rutinarias,

 

al torpe invierno que habita bajo los puentes del corazón.

 

Porque te extraño, muchacha mía,

 

en la alta noche de tu ausencia;

 

porque me faltas desde que el mar puso cercos a mi pecho,

 

y he tenido que negociar mis naranjas jubilosas

 

por el pasto seco del otoño de los olvidados.

 

Porque te extraño, y no aprendí a defenderme de tu voz,

 

hay apagones en los bazares del cielo;

 

el búho del deseo conspira con mis aleros

 

y ya no caza en los muros del mediodía.

 

Hasta tu nombre se fugó del poema

 

y ahora anda de malhechor

 

entre papeles ilegales y amarillentos,

 

como la luna en que te nombro y no apareces.

 

He querido atar tu nombre a estos versos

 

con los hilos irredentos de todos mis naufragios;

 

he tratado de sobornarlo para que asista con su música

 

a la piel y la mesa del poema;

 

voy a acusarlo de fugitivo del amor,

 

de todos los nacimientos de la luz,

 

de no asistir al público temblor de estos versos,

 

por negarle al poema su sonido militante,

 

su caricia de campana de paz.

 

Porque yo lo convoqué con arpas que incendiaron la ciudad,

 

traté de persuadirlo a tambores de fe,

 

con la tristeza anónima de quien se pierde a sí mismo,

 

y ha quebrado el dolor desnudo del poema

 

que clama por su clara presencia,

 

por su sonido de ave escapada del otoño,

 

del rincón más fehaciente del alma.

 

Puedo acusarte de homicida sin puñal,

 

de malgastar mis mejores flechas,

 

mis cartas de navegación, mi altar suicida.

 

Y yo no soy Ulises, ni partí para Troya.

 

Porque te extraño, piel de durazno,

 

has hecho de mí un convicto de la luz,

 

el pirata, sin garfio y sin puerto,

 

metido por el mar de tus ojos

 

al turbio negocio de la nostalgia.

 

Y yo no tengo pasaje de Ministro

 

ni el hacha de los domingos,

 

apenas he sido un golpe humano

 

en la aldaba febril de tu pecho,

 

rumiando sus cantos de sirenas,

 

los frutos que buscas en el insomnio.

 

Porque te extraño, candil de mis manos,

 

y a estas alturas de tu ausencia

 

y las piedras de la noche,

 

hasta la soledad se niega a acompañarme.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006

Permalink :: 13 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

EL AMOR DE SU VIDA

Por Niniane - 31 de Agosto, 2006, 11:36, Categoría: RAMÓN ROJAS MOREL

 

Cuenta la Vida:

-- Cierta vez,

una doncella se enamoró

de un rey grandote

que en ella había fijado sus ojos…

y, después, sus manos…

para desnudarla y acariciarla toda,

y su cuerpo…para incendiarla

con un fuego que hasta hoy

la sigue quemando por dentro

(cuando lo recuerda)

y por fuera

cada vez que lo vuelve a ver…

 

Sabe la Vida:

que es el Amor de sus sueños

y también de su vigilia

porque la ve que por él

todavía suspira…

 

Cuenta la Vida:

-- Hoy, el rey vive con su reina

y sus principitos...

y la doncella tan sólo fue

una de las tantas doncellas...

para él;  porque para ella,

el rey sigue siendo su hombre

y cuando lo ve su mirada

se transforma en todos los faroles

de las calles que camina;

su corazón palpita como aquel día

en que la hizo sentir la única mujer

de su vida; y su espíritu se agita,

lo busca, lo abrasa...

y, luego, todo es una tenue brisa...

 

Sabe la Vida:

que lo extraña y la tristeza la habita

porque  es el Amor de sus sueños

y también de su vigilia...

 

 

Corrientes, 22-09-2005.-

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

LA BANCA

Por Niniane - 31 de Agosto, 2006, 11:33, Categoría: DANIEL ALBERICH

 

El llego a la plazoleta, en una tarde tranquila del verano del 97 con Calamaro otra vez en el tope del ranking, Garcia libre y la sombra del cuervo todavía sobre Buenos Aires.

Otra tarde en Adrogue, sentado en una banca a metros de la Cucaracha, o tomando un café en el Trote, casi siempre la misma gente, casi siempre, que es lo que atrae de ser un extraño y no serlo.

Las dos hermanas que pasean por la calle Nother casi todas las tardes cuantas veces las habra visto ? y ellas a el? - El daría su vida por ser de aquí. Por ser de algún  lugar, por saludarlas por su nombre, porque ellas conozcan su nombre.

Prende un cigarillo y hojea la última nota a Charly, - dentro de 10 o 50 años entenderán mi ultimo cd, como ocurrio con Instituciones -

Garcia dispara,  y el sonríe y desespera porque olvidó el nombre de la mujer que espera, busca relaciones, recuerda su cara su pelo y los segundos pasan y el nombre esta allí oculto en un pliege de su memoria. Puede recordar sus caricias o una tarde por Avenida Patricios, olor a chocolate y después parar un taxi, bajar con ella en el bar Británico, cerveza con ginebra y decirle cosas bonitas. Pero su nombre, perdido, como el.

Quizás huir, refugiarse en la biblioteca, para buscar los pasos de Manuelita Rozas y su  casa en Ministro Rivadavia o acaso es un enigma para el, solo para el -que busca escapar del olvido-. Los hombres huyen de su suerte, hacia otro lugar, pero ese otro lugar  ¿sera el patio trasero de la casa de verano de Manuelita?

Sera su refugio de esta ceguera. Repeticiones frondosas repeticiones , de momentos y circunstancias amorosas pero el nombre no llega a su memoria.

El desespera y  porque a el, porque no esta viajando en ese tren tercermundista rumbo a la nada o a la iglesia que pinto Berni. Después de todo,  fue un verano y se paso 7 u 8 pintando, enamorado de la desolación. Y desolado se sentia en el banco, esperando a una mujer sin nombre, acaso como se sentian los inmigrantes al ver la pampa,  el vacío de la caida del sol, la  linea del horizonte apretando el cuerpo contra la tierra -prisioneros de la tierra- sin sombras, con mañana y recreando continuamente el pasado.

Como el.

En la banca, creando juegos de palabras que lo llevaran a buen puerto.

Desandando camino fue hasta la nave mayor, la nave insignia del Almirante.

El viejo lo miro de arriba abajo, despues a los ojos  - todas las tardes estoy en esta plaza, voy a la biblioteca y luego vengo a hacer la digestión. Los viejos somos animales de costumbres.

Delineo historias de la época del Brigadier, de como se gano la estima de los Pampas y Ranqueles, de los gauchos alzados. Los desfiles en su honor cuando solo era patron de estancia. Tiempos heroicos aquellos, decia el viejo y sacaba de su bolsillo un avanti sobado y humedecido. La historia le era ajena a pesar de estar rodeado de ella.

Un nombre, una mujer. Un tiempo, su tiempo congelado en esa plaza. Su vida se jugada en ese instante y el comprendia la gravedad del suceso - ya nada seria igual - a no ser que recordara. Era un laberinto prefabricado? una urgencia de pacotilla, no habia nada en juego. Solo era una ilusión para sentirse vivo., solo habia que pellizcarse y no hacer caso al gordo que venia hacia el con un machete.

Antes escucho un grito. El machete acelero su marcha y el se cubrío con su mano derecha mientras una manaza se estrellaba en su mandibula. Se inundo de nada.

Ocho meses después recupero el conocimiento a unas pocas cuadras de la plaza del ataque.

Estaba en el sanatorio de Adrogue, segundo piso, habitación 21 ,mientras Marisa la enfermera corría la cortina. El abrío los ojos tomo todo el aire que pudo y solto varias palabras indecifrables.

Amaba a esa mujer.

Creyo amarla, en su nombre el nombre de la mujer amada.

Intento levantarse se mareo todo le daba vuelta , reia, con la risa de los vivos.

 De esos, que encuentran su destino en la punta de sus dedos como los pianistas.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 88 DEL 29/08/2006

 

 

Permalink :: 28 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

REPATRIARNOS

Por Niniane - 29 de Agosto, 2006, 20:52, Categoría: CRISTINA CASTELLO

Que hipocampos enamorados descuarticen el horror

Que bandadas de jacintos acuchillen la indiferencia

Que Orfeo guíe a Arcadia a libaneses y palestinos

Que Eurídice queme infiernos y funde la alegría

Que la paz se acune en partituras de Gounoud

Que huérfanos saciados impongan la justicia

 Y sirocos enfurecidos asesinen la crueldad

Para donarnos con hambre de lluvia

Y repatriarnos a todos en brumas de luz

París, 27 julio 2006

Mientras Palestina y el Líbano regurgitan pavor.

Permalink :: 45 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

DEL VERBO AMOR

Por Niniane - 29 de Agosto, 2006, 20:50, Categoría: RAMÓN ROJAS MOREL

                               Creer

                               soñar

                               amar

                               cantar

                               son infinitivos

                               infinitos en el

                               lenguaje del espíritu

                               que se hacen una sola palabra

                               cuando te vivo: Hijo.

PUBLICADO EN POEMAS EN AÑIL Nº 87 DEL 15/08/2006

 

Permalink :: 12 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Otros mensajes en Agosto del 2006